visitar-amsterdam-clickviaja

Sombras y luces. Cara o cruz. Visitar Ámsterdam en su faceta diurna y nocturna es vivir los dos extremos de una ciudad con identidad

Pongamos que es la primera vez que visitas la ciudad de Ámsterdam. Bien podríamos hablar del siglo al que se remonta la construcción de sus canales o de la invasión de Napoleón allá por 1810, pero la realidad es que quizás eso sea lo que menos te importa. La imagen que te ronda la cabeza tiene forma de bicicleta, olor a coffeeshop y sabor a arenque encurtido. Si tienes la oportunidad de visitar Ámsterdam de día y de noche, nosotros vamos a contribuir a que la experiencia sea realmente inolvidable. ¿Cómo? Con algunos consejillos de ‘viajero dicharachero’ que nunca están demás.

Abramos la ventana para asomarnos a una Ámsterdam diurna…

Hay muchas, pero está claro que Ámsterdam es una de esas ciudades donde el ‘extranjero’ es aquel que no coge la bicicleta para moverse por la urbe. Eres un local más si tienes una bonita bici de paseo. Hay muchas posibilidades de alquiler y, si te cansas, siempre puedes usar el tranvía. Para saber todo sobre el sistema de trenes, consulta la web de la Estación Central de Ámsterdam y elige tu destino.

estacion-central-amsterdam-visitar-amsterdam-clickviaja

Estación Central de Ámsterdam

También puedes coger un ferry a la orilla norte del puerto para trasladarte, ¡son gratuitos!

No es por ser obvios pero, ¿cómo vas a marcharte de la capital de los Países Bajos sin visitar el Rijksmuseum, es decir, el Museo Nacional de Ámsterdam? Obras de arte que no debes dejar pasar: La ronda de noche y El árbol de Jesé de Rembrandt; La lechera de Johannes Vermeer; Autorretrato, Vincent van Gogh de 1887; entre otras.

Rijksmuseum-museos-amsterdam-visitar-amsterdam-clickviaja

Rijksmuseum

Si lo que te gusta es el arte y sueñas todas las noches con los girasoles de Van Gogh, la ruta debería pasar por el Museo Van Gogh de Ámsterdam con obras emblemáticas del pintor como Los comedores de patatas, Los girasoles, Almendro en flor y El sembrador. 

Compra las entradas del Museo Van Gogh de Ámsterdam 

los-comedores-de-patatas-van-gogh-visitar-amsterdam-clickviaja

‘Los comedores de patatas’ de Van Gogh

 

Después de esta experiencia museística única, un poco de aire libre para ‘refrescar’ los pulmones. Pues directos al parque más grande de Ámsterdam, el Vondelpark. Ahí puedes pasear en bici, hacer un picnic, tomarte un café en una terraza… El Voldenpark está muy cerca de la Plaza Leidseplein, zona de copas donde las haya.

También muy cerquita queda el De Hollandsche Manege, una escuela de caballos y equitación muy conocida. No importa que no seas un aficionado o no sea tu día idóneo para montar, porque compensa con interesante bar que tiene en el segundo piso. Ahí puedes tomarte una cerveza o un café.

De-Hollandsche-Manege-visitar-amsterdan-clickviaja

Visitar Ámsterdam implica, eso sí, no tener miedo al agua. Al menos para poder recorrer el Sinel, el canal más antiguo de la urbe. Ya sea en barquita o rodeándolo a pie, merece la pena. Además, puedes ver cosas tan curiosas como la casa más estrecha del mundo (en Sinel, 7). Mide un metro de ancho y apenas más que el ancho de su puerta. La Plaza Dam es otro de los puntos que debes marcar en el mapa: es la más famosa de Ámsterdam y está rodeada de impresionantes edificios históricos.

La Ámsterdam diurna también nos trae otras maravillas como los grandes ventanales desde los que los ciudadanos locales no esconden ni un detalle; las tiendas de ropa de segunda mano al peso; los puestos callejeros de salchichas y bocadillos típicos o las visitas a los mercadillos. Uno de los más bonitos es el Noordermarkt, que abre todos los sábados y se encuentra a los pies de Noorderkerk a lo largo del Prinsengracht. Allí encontrarás vendedores locales de verduras, fruta y pescado de mucha calidad. Después del paseito por el mercado puedes ‘calmar’ tu apetito en De Uitvreter, un italiano con toques de autor. Juzga por ti mismo echando un vistazo a su fanpage en Facebook de De Uitvreter y haz clic en cómo llegar.

Cerremos la persiana para vivir la Ámsterdam nocturna

Vamos a deshacernos de los clichés y a hablar de una Ámsterdam nocturna que todos creemos conocer y a la que es fácil engancharse. La elección de ‘fumada sí’ o ‘fumada no’ ya corre a cargo de cada uno. La decisión final no exime de disfrutar de sus bares, coffeeshops y discotecas como si no hubiera un mañana.

amsterdam-noche-visitar-amsterdam-clickviaja

Por la tarde-noche, puedes empezar la ruta por algunos de los coffeeshop más interesantes si vas a visitar Ámsterdam. Por ejemplo, el Dampkring, situado en Handboogstraat 29. Es un clásico y, como curiosidad, en él se rodaron varias escenas de la película Ocean’s Twelve (2004) con Brad Pitt, George Clooney y Julia Roberts.

Otro de los más conocidos es el Green House, que se sitúa en el famoso Barrio Rojo de Ámsterdam, aunque hay otros del mismo grupo repartidos por la ciudad. Conocido también por su Galería de la Fama, el Green House del barrio de las lucecitas rojas está en Oudezijds Voorburgwal 19. Buena comida y servicio y perfecto para momento relax. Otra opción es el Baba, en cuya página web puedes hacer hasta una visita virtual por el local. Ubicado en Barentszstraat 130, destaca por su decoración oriental y su buen ambiente. La plaza Leidseplein o disfrutar de la acústica del Concertgebouw en alguno de sus conciertos son otras dos propuestas que debes tener en cuenta.

Al otro extremo están las opciones si eres un fan de las discotecas gigantescas y la música a todo volumen pasan por acudir a las mejores discotecas de la ciudad. Para eso mejor ir al Sugarfactory, un club con música en vivo y teatro que suele contar con DJs nacionales e internacionales y tiene un puntito muy techno.  Justo al lado de Leidseplein.

Si lo que prefieres es vivir el movimiento contracultural, quizás la elección más recomendable es el Melkweg, situada en una antigua fábrica y símbolo de la década de los 70 en Ámsterdam. Es un emblema cultural, desde exposiciones, conciertos, DJs, lugar de copas…

Ahora apaga las luces y a domir. Sueña con una Ámsterdam viva y siempre abierta a todo tipo de experiencias.